Actualizado: 23-02-2021
twitter Blog Hispalink

Previsiones Feb./2021
Nota de prensa Triptico
Mapa regional
Evolución gráfica
Crecimiento Sectores

Publicaciones

Análisis Regional
Informes Hispalink
Experiencias de la Red Hispalink

Presentación
Contenido

Red Hispalink

Proyectos
Equipos
Reuniones
Colaboradores
Novedades


Enlaces
Hispalink 1996-2021

RESUMEN
Con la información estadística disponible en el momento de realizar el presente informe, el PIB de la economía catalana ha experimentado una caída sin precedentes durante 2020. En concreto, la variación interanual del PIB se ha situado por debajo del 11% como consecuencia del impacto económico de la pandemia asociada a la COVID-19. El shock de oferta que se ha producido durante la primera mitad del año debido al cese de actividad durante el confinamiento y las restricciones posteriores han tenido un claro impacto sobre la actividad económica en Cataluña. Sin embargo, se espera que el ritmo de crecimiento para 2021 se sitúe de nuevo en valores positivos con una tasa interanual del 7,0%, en caso de que se consiga controlar el ritmo de contagios y se avance de manera rápida en el proceso de vacunación de la población durante el primer semestre del año, o alrededor del 5,0% en un escenario más pesimista donde esta situación se produce durante el segundo semestre. Una vez recuperada la normalidad, se espera que la econonomía catalana siga creciendo ligeramente por encima del 5,0% durante 2022.
A nivel sectorial, la crisis ha tenido un impacto negativo sobre todas las actividades productivas, si bien el sector industrial parece haberse visto menos afectado que el resto de sectores. En concreto, durante 2020 el valor añadido del sector industrial disminuyó un -9,6% en relación a 2019 mientras que dicha reducción ha sido del -18,8% y del -11,2% para construcción y servicios, respectivamente. Durante 2021, se espera que se reactive la actividad económica en todos los sectores a medida que se recupere la normalidad aunque no se llegará a recuperar los niveles observados en 2019 ni en el escenario más optimista. Así pues, se esperan tasas de crecimiento interanuales de entre el 2,3% y el 3,1% para la agricultura, de entre el 5,6% y el 7,2% para la industria, de entre el 4,1% y el 5,8% para la construcción y de entre el 5,4% y el 7,1% para el sector servicios. La recuperación esperada para todos los sectores se consolidaría durante 2022.

INFORME SEMESTRAL Feb./2021

Con la información estadística disponible en el momento de realizar el presente informe, la previsión del ritmo de crecimiento del PIB de la economía catalana para 2020 muestra una caída sin precedentes respecto a la observada durante 2019. En concreto, se prevé que el PIB generado por la economía catalana habrá disminuido en un -11,2% durante 2020, una caída ligeramente superior a la del conjunto del estado según las previsiones de Hispalink. Esta cifra pone de manifiesto que la economía catalana se ha visto más afectada por la pandemia que otras regiones debido, por un lado, a la mayor intensidad de la crisis sanitaria y la necesidad de mantener algunas restricciones durante un período de tiempo más prolongado, pero por otro lado, también como consecuencia de la composición de su estructura productiva dado que el sector turístico tiene un peso considerable dentro del sector servicios de la comunidad. De hecho, la paralización de la actividad durante un período que para muchas empresas de sectores “no esenciales” fue de entre 4 y 8 semanas supuso durante 2020 una caída de su producción anual de entre un 7,5% y un 15%.

En este sentido, a pesar de que después del verano se pudo empezar a recuperar la normalidad en muchos sectores, poniendo así fin al llamado “shock de oferta” que ha supuesto el período de confinamiento y las fases preparatorias hacía esta “nueva normalidad”, siguieron existiendo claras limitaciones a la actividad en muchos ámbitos que, de hecho, se han endurecido durante el otoño y el invierno. En este sentido, el rebrote de los contagios y la necesidad de adoptar nuevas restricciones han alargado los efectos de este shock y siguen siendo el principal riesgo que hay que tener en cuenta a la hora de interpretar estas predicciones, especialmente en lo que se refiere al presente año. En concreto, se espera que el ritmo de crecimiento para 2021 se sitúe de nuevo en valores positivos con una tasa interanual del 7,0%, en caso de que se consiga controlar el ritmo de contagios y se avance de manera rápida en el proceso de vacunación de la población durante el primer semestre del año, o alrededor del 5,0% en un escenario más pesimista donde esta situación se produce durante el segundo semestre. En cambio, las perspectivas para 2022 serían mucho más favorables y se espera que, una vez recuperada la normalidad, la econonomía catalana siga creciendo ligeramente por encima del 5,0%. Las previsiones presentadas muestran, por tanto, un fuerte efecto de la pandemia sobre la economía catalana durante 2020 y durante la primera mitad de 2021 pero también la esperanza de una recuperación más rápida que en crisis anteriores con tasas de crecimiento positivas en todos los sectores.

En este sentido, a nivel sectorial, la crisis ha tenido un impacto negativo sobre todas las actividades productivas, si bien el sector industrial parece haberse visto menos afectado que el resto de sectores. En concreto, durante 2020 el valor añadido del sector industrial disminuyó un -9,6% en relación a 2019 mientras que dicha reducción ha sido del -18,8% y del -11,2% para construcción y servicios, respectivamente. Los datos sectoriales relativos al avance del PIB para 2020 publicado por el Institut d’Estadística de Catalunya el 5 de febrero de 2021 muestran una visión de la economía sectorial catalana bastante similar con mayores caídas en los sectores de la construcción y de los servicios y una visión algo más optimista para los sectores de la agricultura y de la industria. Esta información también está en línea con la evolución del número de horas efectivamente trabajadas en cada uno de los sectores según la explotación de la Encuesta de Población Activa realizada por el Departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat de Catalunya.

Durante 2021, se espera que se reactive la actividad económica en todos los sectores a medida que se recupere la normalidad aunque no se llegará a recuperar los niveles observados en 2019 ni en el escenario más optimista. De hecho, y de manera similar al ejercicio realizado por el Banco de España en Diciembre de 2020, se ha analizado cual sería la evolución de los distintos sectores productivos ante distintos escenarios de evolución de la pandemia y de restricciones para hacerle frente. En el escenario más optimista, se esperan tasas de crecimiento interanuales del 3,1% para la agricultura, del 7,2% para la industria, del 5,8% para la construcción y del 7,1% para el sector servicios. En cambio, en el más pesimisto, la agricultura crecería a un ritmo del 2,3%, la industria a un 5,6%, la construcción a un 4,1% y los servicios a un 5,4%. Durante 2022, se espera que la situación se haya normalizado y que la actividad productiva continue creciendo a un ritmo superior al promedio de los últimos años con tasas de crecimiento del 2,1%, 4,7%, 7,3% y 5,2% para agricultura, industria, construcción y servicios, respectivamente.