Actualizado: 28-6-2017
twitter

Previsiones Jul./16
Nota de prensa Triptico
Mapa regional
Evolución gráfica
Crecimiento Sectores

Publicaciones

Análisis Regional
Informes Hispalink
Experiencias de la Red Hispalink

Presentación
Contenido

Red Hispalink

Proyectos
Equipos
Reuniones
Colaboradores
Novedades


Enlaces
Hispalink 1996-2017

RESUMEN:

Informe semestral Junio/2017

Tras un año, 2016, en el que, de acuerdo con las estimaciones del INE, la región experimentó un fuerte crecimiento liderado especialmente por las ramas agraria e industrial, el año actual supone el mantenimiento de ritmos positivos, con crecimientos entre el 2 y el 2,5%, si bien desacelerados.

Parte de este comportamiento tiene que ver con las perspectivas para la rama agraria, que une a la natural corrección tras un año de altos rendimientos una meteorología especialmente inclemente, con heladas en el periodo de floración de ciertos productos y una sequía importante que ha deteriorado los rendimientos del secano, especialmente en el cereal. De hecho, estimamos el crecimiento de la economía no agraria regional en un 2,6%, ya que la contracción agraria restará entre 2 y 3 décimas.

También estimamos correcciones en el ámbito industrial, ya que las tasas anuales comparan la producción actual con la de un año muy dinámico, por lo que es previsible un cierto grado de desaceleración. El conjunto de la Industria aportará entre 5 y 6 décimas al crecimiento regional.

La actividad constructora afianza sus ritmos positivos, con incrementos del orden de los de 2016 que, no obstante, resultan insuficientes tras el deterioro del sector en los años peores de la crisis. Su aportación positiva a la economía regional, aun siendo destacable por su novedad, numéricamente no es muy notable (cerca de dos décimas). Como luego comentaremos, la novedad se encuentra en el hecho de que la construcción residencial toma el relevo de una obra pública muy debilitada.

En cuanto a los Servicios, cuya importancia deriva de constituir más de un 65% de la actividad regional, estimamos una desaceleración, relacionada con la estimada para el consumo de las familias y de las Administraciones públicas. Su aportación al crecimiento, por su peso en la economía, resulta decisiva, alcanzando más de 1,8 puntos porcentuales.

En los años sucesivos, nuestras actuales predicciones sugieren un debilitamiento en 2018, a ritmos, no obstante, ligeramente inferiores a los actuales. Puede estimarse un punto de resistencia para 2019, año en el que parece adivinarse una corrección al alza de los ritmos de crecimiento en una estimación que, con la volatilidad de las actuales economías, es únicamente un avance.

Sector agrario

El año 2017 está siendo un mal año para el campo castellano y leonés. La ausencia continuada de lluvias y las elevadas temperaturas han reducido significativamente la producción de los cultivos de secano. Los datos de producción de cereales disponibles actualmente muestran un descenso del 24,7% respecto a 2016, aunque esta cifra seguramente será más abultada cuando se actualice la información oficial. Los peores resultados parecen ser los de avena con una caída del 29,2% y los de cebada con un descenso del 28,2%.

La rama ganadera por su parte, podría cerrar el año con datos positivos, ya que la información disponible en este momento, aunque es escasa, apunta en esa línea.

Por otro lado, las recientes estimaciones de empleo de EPA muestran un descenso significativo del número de ocupados en la agricultura regional (-8,8%).

En conjunto nuestras estimaciones para 2017 se sitúan en torno al -4,2%, con lo que Castilla y León se encontraría, junto con Asturias, entre las comunidades con resultados más negativos en este sector.

Dado que 2017, previsiblemente, será un año con rendimientos agrícolas por debajo de la media de los últimos años, sobre todo en cereales, esperamos que en 2018 el comportamiento de la rama agraria sea más favorable. Si a ello sumamos una evolución de la rama ganadera similar a la de 2017 podemos avanzar una previsión de crecimiento moderadamente positiva (1,8%) para el conjunto del sector en el próximo año.

No obstante, como ha ocurrido en 2017, la climatología de los próximos meses será el factor fundamental para determinar la cifra definitiva de crecimiento del sector en Castilla y León, por lo que las previsiones que ahora se presentan tienen un alto grado de provisionalidad.

Sector industrial

Al alcanzar el ecuador de 2017, estimamos que la industria regional presentará un crecimiento de 2,7%, una décima por debajo del crecimiento nacional industrial y medio punto por encima del crecimiento global de la región. En concreto, los Productos industriales crecerán un 2,8% y dentro de ellos los Bienes de equipo alcanzarán el 3,2% de crecimiento, esencialmente por el sector automovilístico (incluido el de sus componentes), cuyo incremento se afianza para lo que queda de año y durante el siguiente.

El Índice de Producción Industrial base 2010 (IPI), con datos hasta abril de 2017, ha experimentado un descenso interanual del -2,4%. Esta tasa es debida al comportamiento apreciado en Bienes de equipo (-0,7%), seguido por los Bienes de consumo (-1,0%) y sobre todo, la rama energética (-15,4%), dos años en tasas negativas y sin visos de cambiar.

Por su parte, los datos de EPA correspondientes al primer trimestre de 2017, en tasa anual muestran un nivel de ocupación que ha crecido en un 3,7% en Castilla y León, ritmo similar al 3,6% de España. El paro EPA desciende un 10,9%, cifra muy superior a la caída del 1% registrada en España. De nuevo es el sector automoción y sus derivados los que hacen alcanzar esta tasa.

Respecto al paro registrado en la Industria regional, continúa el decrecimiento que se viene apreciando desde enero de 2014. En concreto, en mayo de 2017 ha alcanzado una tasa anual del -8,1%, con 16.053 personas paradas en el conjunto del sector, 2.486 menos que hace un año.

Por su parte, el Índice de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) en Castilla y León registra, en el segundo trimestre de 2017, una mejoría de 5,2 puntos respecto al segundo trimestre de 2016.

En cuanto al comercio exterior industrial de la región y con datos acumulados hasta abril de 2017, se observa un decrecimiento del 3,8% en las exportaciones y un crecimiento del 8,6% en las importaciones, en comparación con los cuatro primeros meses de 2016. El saldo comercial resulta positivo en 141,8 millones de euros en dichos meses. La tasa de cobertura en el periodo descrito se sitúa en el 117,8%. De nuevo destaca el crecimiento de las exportaciones en este periodo para el Material de transporte (43,4%) seguido de Máquinas y aparatos, material eléctrico con 21,9%. No obstante, el comportamiento no ha sido homogéneo en todos los meses, ya que en el mes de abril la tasa exportadora de Material de transporte descendió un 28,7% respecto al mismo mes del año anterior, lo que ha disminuido el saldo comercial y ha hecho que por primera vez en muchos meses decrezca la tasa de variación de las exportaciones.

Por todo ello, estimamos que el año 2017 finalizará con un crecimiento anual acumulado de Bienes de equipo del 3,2%, seguido de los bienes de consumo (2,6%) e intermedios (2,6%) y con la energía incrementando su valor añadido a un ritmo del 2,0%.

Para 2018 esperamos que la Industria en nuestra región mantenga un crecimiento ligeramente menor al de este año situándose en un 2,6%, con un ritmo siete décimas por encima del nacional, destacando de nuevo Bienes de equipo con un 3,3%, que mantendría los ritmos de 2017, seguido de Bienes de consumo con un 2,4% y de Bienes intermedios con 2,2%. Estas dos ramas perderán dinámica a lo largo del próximo año. Energía mantendrá el ritmo general de la rama pudiendo alcanzar un incremento del 2,2%.

Construcción

El sector de la Construcción en Castilla y León en el año 2017, al igual que en la totalidad de las comunidades, continúa en la pauta positiva marcada el año anterior situándose junto con Asturias y la Comunidad Valenciana entre las ocho comunidades con menor crecimiento.

Con un ritmo anual del 2,6% (dos décimas por debajo de la media nacional) se situaría, en una posición media entre los sectores de la Comunidad, si exceptuamos el sector agrario.

El mercado de trabajo en los tres primeros meses del año 2017 ha mostrado un fuerte crecimiento, tanto en el número de activos como de ocupados, según las cifras de la EPA. El número de ocupados creció un 8,6% en el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, casi el doble que el ritmo alcanzado a nivel nacional (4,8%); sin embargo, en media anual arrastra el mal comportamiento del año 2016 por lo que su tasa de crecimiento es todavía negativa (-1,9%) siendo la media nacional positiva (1,9%). El número de activos, también en el primer trimestre ha crecido un 6% (frente al 1,5% a nivel nacional) mientras que en media anual todavía tiene crecimientos negativos (-4% para Castilla y León y -0,7% para España). Asimismo, el número de parados decreció un 10,1%, cinco puntos por debajo de la disminución en el total nacional; sin embargo, la disminución en media anual ha sido mucho mayor que en la correspondiente al total nacional (un descenso del 21% frente a 14,1% nacional)una corrección del distinto comportamiento en el año 2016 donde fue la disminución mucho mayor en esta Comunidad.

La reactivación en el sector de la vivienda residencial en la Comunidad de Castilla y León en 2017, comienza a notarse de forma significativa continuando la senda de crecimiento del año anterior con mucha mayor fuerza. Así, en los tres primeros meses del año, el número de viviendas visadas creció un 15,4% en tasa acumulada (16,2% para España). En media anual el crecimiento ha sido también relevante (8,7%) aunque bastante por debajo del nivel nacional (16%). Las viviendas terminadas todavía siguen en su trayectoria decreciente con una tasa negativa acumulada del 25,6%, al contrario de lo que ocurre a nivel nacional en que se observa un ritmo del 0,4%.

Respecto al número total de transacciones inmobiliarias, según los datos del INE, en el primer trimestre del año, su posición es claramente superior a la nacional con un crecimiento del 20,3% frente al 15,6% de la media nacional en tasa acumulada y un 16,6% en tasa anual (similar a la nacional). Atendiendo al tipo de vivienda, tanto la nueva como la usada han crecido significativamente, un 29,3% (1,5% en media nacional) y un 17,8% (19,2% en media nacional) respectivamente en tasa acumulada y un 10,2% (2,1% para España) y un 17,1% (19% para España) en tasa anual. Por otro lado, al contrario que en años anteriores, la vivienda libre ha sido la más dinámica, con un crecimiento acumulado en los tres primeros meses del 21% frente al 16% de la madia nacional, mientras que la protegida se ha mantenido en un segundo puesto, aunque no menos importante, al crecer un 16,6% frente al 12,6% de la media nacional. Sin embargo, en tasa anual todavía mantiene la primacía la vivienda protegida con un crecimiento del 18,5% (17,2% para España) frente al 15,1% (similar a la media nacional) de la vivienda libre.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre a nivel nacional, los precios de la vivienda en Castilla y León todavía no han repuntado. Se mantienen en tasas de crecimiento negativas a excepción de la vivienda protegida que ha crecido un 2,5% en el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior y un 0,6% en media anual (1,7% en España). La vivienda libre ve decrecer sus precios alrededor del 0,7% al año mientras que a nivel nacional se observa un incremento del orden del 1,9%; esta situación se mantiene tanto en la vivienda nueva como en la usada. Así, los precios de la vivienda de nueva construcción han decrecido un 1,4% mientras que en España han crecido un 1,4%, al igual que los precios de la vivienda usada que decrecen un 0,6% mientras que en España crecen al 1,9%.

Finalmente, la evolución de las hipotecas en vivienda, sigue en la tendencia alcista de los dos últimos años, con crecimientos similares a los de los años anteriores a la crisis al igual que los observados en el ámbito nacional, aunque menos dinámicos. En los tres primeros meses del año, el número total de hipotecas en vivienda, en tasa acumulada, ha aumentado un 7,1% y el capital asociado un 9,8%, en ambos casos, por debajo de los crecimientos alcanzados en todo el territorio nacional (11,1% y 18,4% respectivamente). En media anual, el crecimiento es ligeramente superior tanto en el número de viviendas como en el capital asociado siendo sus valores de un 9,8% y 12,5% respectivamente, algo inferior asimismo a los nacionales (13,3% y 18,1% respectivamente)

Por último, la licitación, en el primer trimestre, continúa en tasas negativas. El decrecimiento de la licitación total en tasa acumulada ha sido del 42,6% (-58,8% la administración estatal, -58,4% la autonómica y un 207% la administración local, aunque el importe gastado es muy similar al autonómico) y en media anual, el decrecimiento ha sido del 8,5%. Especialmente relevante ha sido el comportamiento del total de obra civil con un descenso del 58,4% (y un -14,5% media anual). Esta situación se ha mantenido tanto en ferrocarriles como en carreteras con tasas acumuladas de -84,6% y -39,1% respectivamente aunque en esta última, la tasa en media anual ha sido del 21,2% debido al crecimiento alcanzado en año anterior, no así en ferrocarriles cuyo decrecimiento anual ha sido del 52,4%. Solo la licitación en edificación continúa en la pauta positiva del año anterior con un crecimiento en tasa acumulada del 52,1% y de un 13% en media anual, derivado del importante crecimiento en dicha tasa en edificación industrial (414,6%) educación (217,7%) reparaciones (165,1%) y sanitaria (114,6%)

Para los dos próximos años, nuestras previsiones para el sector se mantienen en posiciones medio punto por encima a las de este año. No esperamos una fuerte reactivación de la obra civil pero sí que se mantenga este crecimiento controlado de la construcción en el sector de la vivienda.

Así, en el año 2018, nuestras predicciones apuntan a un crecimiento del 3,1%, (el mismo que la media nacional del sector) manteniéndose sin embargo, entre las siete comunidades con menor crecimiento, a pesar de liderar el crecimiento en nuestra comunidad.

Para el año 2019, el crecimiento se mantendría en niveles muy similares alcanzando una tasa de crecimiento del 3,2% (una décima por debajo de la media nacional) lo que supondría seguir liderando el crecimiento en nuestra comunidad; sin embargo, se mantiene la misma posición que en 2018 respecto al resto de comunidades.

Sector Servicios

El sector Servicios crecerá en 2017 un 2,5% gracias al comportamiento de todas las subramas. Así, para Otros servicios venta prevemos una tasa de crecimiento de 3%, seguido por Transportes y Comunicaciones con 2,4% y por los Servicios de no mercado con 1,3%. Estas cifras apenas suponen una ligera ralentización del sector con respecto al incremento del año anterior (2 décimas), debida fundamentalmente al freno esperado en el ritmo de crecimiento de Servicios de no mercado (7 décimas). Por su parte, Otros servicios venta logrará mantener su ritmo de crecimiento (frena sólo 1 décima) y Transportes y comunicaciones experimentará una aceleración de 8 décimas. En términos comparativos, el comportamiento de la región será menos dinámico que el esperado a nivel nacional (2,9%), porque el sector en Castilla y León es habitualmente menos cíclico.

El comportamiento de algunos indicadores globales avala esta previsión. Así, frente al crecimiento del 2,2% que experimentó la cifra de negocio de las empresas que operaban en la región en 2016, en los tres primeros meses de este año, el índice acumula un crecimiento de un 4,4%. A pesar de ello, el índice del personal ocupado ha mostrado un comportamiento más estable con un crecimiento del 1,5% hasta marzo frente al 1,6% con que cerró 2016. Por su parte, la información suministrada por la EPA en el primer trimestre del año muestra un comportamiento muy dinámico con un incremento de un 3,2% en el número de ocupados en el sector (2,3% en 2016).

Para las subramas, el comportamiento de los indicadores de actividad es dispar.

Dentro de la rama de Transportes y Comunicaciones, el transporte de mercancías aéreo y por carretera refleja este patrón. Así, el transporte aéreo, menos relevante en términos de su peso en el total de la actividad, muestra en los primeros cuatro meses del año un mayor retroceso que el alcanzado en 2016 (-65,2% en 2017 frente a -58,1% en 2016). Sin embargo, el transporte por carretera en el primer trimestre del año alcanza un crecimiento del 25,7% frente a la pérdida del 3,8% registrada en 2016. En línea con las mercancías se encuentra el transporte aéreo de pasajeros, para el que se observa una caída del 3,3% (-0,1% en 2016). A este retroceso habrían contribuido tanto los pasajeros en vuelos nacionales (-1,3%) como en internacionales (-25,6%).

Del mismo modo, la matriculación de turismos y autobuses registra tasas de crecimiento hasta abril positivas, pero claramente inferiores a las del año anterior, cifrándose en un 2,7% y 10,7%, respectivamente (8,7% y 20,3% en 2016). Sólo la matriculación de camiones logra mantenerse (12,1% hasta abril, 11,2% en 2016). Por su parte, el consumo de gasolina y gasóleo habría crecido hasta abril un 1,1% y un 1,7% frente al 2,7% y 4,8% con el que cerraron 2016.

El comportamiento desigual también se ha reflejado en el índice de negocio de las empresas. Así las empresas dedicadas a actividades de Transporte y almacenamiento en Castilla y León han visto crecer su actividad hasta marzo un 5,8% (3,3% en 2016). Sin embargo, el índice de actividad de las empresas dedicadas a Información y Comunicaciones desacelera su ritmo de crecimiento, pasando de un 2,6% en 2016 a un 0,8% acumulado en los tres primeros meses del año.

El crecimiento en la actividad se refleja en menor medida en el empleo. Si atendemos al índice de personal ocupado en las empresas de Transporte y almacenamiento que operan en Castilla y León observamos un crecimiento acumulado en los tres primeros meses del año de un 1,6% frente al 3,1% en 2016. Por su parte, entre las empresas dedicadas a Información y Comunicaciones se observa un retroceso del 0.4% (-0.2% en 2016). La pérdida de efectivos es aún mayor si se consideran los datos de la EPA, que recogen una caída en el primer trimestre de 2017 del 15,3% en la rama de Información y Comunicaciones en Castilla y León (-6,4% en 2016).

Por lo que se refiere a los indicadores de coyuntura de Otros servicios venta, la desaceleración sólo se refleja en el índice de actividad de las empresas dedicadas a Actividades administrativas y servicios auxiliares (4,4% hasta marzo de 2017 frente al 5,9% en 2016) y a la Hostelería (0,5% hasta marzo frente al 10,2% en 2016). Por el contrario, las empresas que se dedican a Actividades profesionales, científicas y técnicas (11,0% hasta marzo) y al Comercio (4,4% hasta marzo) consiguen afianzar y aumentar los crecimientos experimentados en 2016 (7,5% y 0,9%, respectivamente).

pesar el aumento en el índice de actividad de las empresas de Comercio, los datos del comercio minorista muestran un comportamiento heterogéneo. Mientras los índices de alimentación y de bienes de equipamiento personal crecen en el mes de Abril (último dato disponible), con respecto al mismo mes del año anterior, un 1,6% y un 6,4%, respectivamente, el índice de bienes de Equipamiento del hogar y de los englobados en Otros sufre un retroceso (-1,6% y -6,2% respectivamente).

El motor de la rama sigue siendo la actividad turística. Esta actividad muestra claros signos de aceleración. Así, con datos hasta Abril el número de viajeros y pernoctaciones habría crecido un 14,9% frente al 6,1% y el 5,7% con el que se cerró 2016. Además este mayor crecimiento se ha observado tanto en el turismo nacional como extranjero.

Por lo que se refiere al sector financiero, aún no se dispone de información relativa a los créditos y depósitos del sistema bancario para el primer trimestre del año. Los datos del cuarto trimestre de 2016 recogen el mantenimiento de la restricción del crédito, sobre todo al sector privado (-3,3%; -0.7% al sector público). Por el lado de los depósitos, los datos del cuarto trimestre de 2016 reflejan un ligero crecimiento (0,6%) al que ha contribuido fundamentalmente el sector público (6,1%) y en menor medida el privado (0,4%). Dentro de estos últimos, se observa un fuerte incremento de los depósitos a la vista (20,3%) y de ahorro (15,1%) en detrimento de los depósitos a largo plazo (-20,2%).

En esta rama, la evolución del empleo es desigual. Los datos del primer trimestre de la EPA muestran crecimientos significativos superiores a los del año anterior en el número de ocupados de las Actividades Inmobiliarias (72,2%), las Actividades profesionales, científicas y técnicas, actividades administrativas y servicios auxiliares a las empresa (9,7%) y en Comercio, reparación de vehículos, transporte y almacenamiento y hostelería (3,7%). Por el contrario, se observan retrocesos en el número de efectivos en las Actividades financieras y de seguros (-1,0%) y en las Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento y hogares como empleadores domésticos (-1,7%).

En línea con el escenario general de crecimiento a un ritmo más pausado, esperamos que el valor añadido de los Servicios de No Mercado también crezca en 2017 un 1,3%, 7 décimas por debajo del de 2016. Detrás de este escenario se encuentra la contracción esperada en las inversiones por parte de la Administración Pública local, regional y nacional para conseguir los objetivos del déficit exigidos por la Comisión Europea. A pesar de ello, el empleo según datos del primer trimestre de la EPA, en la rama de Administración pública y defensa, Seguridad Social, educación, actividades sanitarias y de servicios sociales ha mostrado un crecimiento del 2,9% frente al 1,9% en 2016.

Para 2018, esperamos otra ligera desaceleración del sector pero más pronunciada que la predicha para este año. Así, el crecimiento global se estima en un 2,2%, con una tasa del 2,1% para Transportes y Comunicaciones, del 2,5% para Otros servicios venta y del 1,4% para los Servicios de No mercado.

La predicción para 2019 volvería a situar al sector en un ritmo de crecimiento más acelerado, con una tasa del 2,4%, que se corresponde con un 2,5% para Transportes y Comunicaciones, un 2,7% para Otros servicios venta y un 1,5% para los Servicios de No mercado. En ambos años, el crecimiento del sector seguirá estando por debajo de la media nacional.