Actualizado: 21-12-2018
twitter @hispalink
Blog Hispalink

Previsiones Dic./2018
Nota de prensa Triptico
Mapa regional
Evolución gráfica
Crecimiento Sectores

Publicaciones

Análisis Regional
Informes Hispalink
Experiencias de la Red Hispalink

Presentación
Contenido

Red Hispalink

Proyectos
Equipos
Reuniones
Colaboradores
Novedades


Enlaces
Hispalink 1996-2018

Resumen

Informe semestral Dic./2018

Los datos de los indicadores, cuya disponibilidad cubre generalmente los primeros tres trimestres del año 2018, confirman la fase de ralentización del crecimiento en el que se encuentra la economía canaria. Según las predicciones del modelo, la economía de las islas cerraría el año 2018 con un crecimiento real en términos de su producto interior bruto del 2,2%. La evolución prevista para el bienio 2019-2020 es que se mantenga en esta fase de desaceleración, incluso incrementando su intensidad, lo que llevaría que al final de cada año la economía creciese un 1,6%.

Estas predicciones se justifican por el empeoramiento en la previsión de la demanda de productos turísticos por parte de los mercados internacionales. Desde el mes de abril del año 2018, el número de turistas extranjeros no han dejado de reducirse con respecto al año anterior, hasta el punto que en el acumulado a octubre la caída se cifra en un 3,3% con respecto al mismo período del año anterior. Y a pesar de que el turismo del resto de España mantiene cifras de crecimiento importantes (4,4% en el acumulado a octubre de 2018) no compensan la caída del turismo internacional, como refleja el hecho de que en los diez primeros meses del 2018 se observa una reducción en el número de turistas totales del 2,4%. A pesar de ello, las cifras en términos de gasto, aunque no crecen al ritmo que lo hicieron en año 2017, todavía se mantienen a lo largo de los diez primeros meses del año 2018 por encima de las obtenidas en el año anterior. Con datos del INE, el gasto turístico realizado por los turistas internacionales ha crecido en 1,9% en el acumulado de los diez primeros meses del año con respecto al mismo período del año 2017.

El comportamiento del sector servicios viene determinado por lo descrito para el sub-sector turístico y las predicciones para el conjunto del sector para el año 2018 son que cierre dicho año con un crecimiento del 2,1%, cifra que se reduce al 1,4% para el año 2019 y al 1,6% para el 2020, dibujando un escenario que no se daba desde hace algunos años, y que se caracteriza porque es este sector el que menos crece en la economía canaria.

En el escenario de predicción que dibuja el modelo, es el sector de la construcción el que con más intensidad crecerá, por encima del 4,7% en el año 2018, del 3,7% en el 2019 y del 2,3% en el 2020. Con cifras más moderadas, en torno al 2% anual, se predice el crecimiento del sector industrial.

Si toda predicción está sujeta incertidumbre, en este caso el recelo sobre el cumplimiento de las mismas es superior al de otras ocasiones, debido a las inseguridades que genera el entorno internacional y en cómo ello afectará a la industria turística de las islas. Dos elementos claves de este entorno son la recuperación de los mercados turísticos competidores y la evolución que seguirá la demanda turística del Reino Unido. En el primer caso, los datos muestran que destinos como Turquía, Egipto y Túnez están recuperando de forma muy rápida el turismo que perdieron debido a los conflictos que vivieron el los últimos años. Con respecto al segundo, el turismo británico, que representa el 33% del turismo de las islas y el 37% de su turismo internacional, muestra signos muy claros de debilidad, como pone de manifiesto que en los 10 primeros meses del año 2018 Canarias perdió el 6,2% de los turistas del Reino Unido, mientras que la caída del turismo internacional fue del 3,3%.

Las incógnitas que genera el Brexit y sus efectos sobre el tipo de cambio libra/euro pueden convertirse en un gran hándicap para Canarias, ya no solo por los efectos que pueda tener sobre el sector turístico de las islas, sino también en cómo puede afectar al sector exportador agrario, para el que el Reino Unido supone la mitad de la cuota de mercado en alguno de los principales productos de exportación.