Actualizado: 21-7-2020
twitter @hispalink

Previsiones Jul./2020
Nota de prensa Triptico
Mapa regional
Evolución gráfica
Crecimiento Sectores

Publicaciones

Análisis Regional
Informes Hispalink
Experiencias de la Red Hispalink

Presentación
Contenido

Red Hispalink

Proyectos
Equipos
Reuniones
Colaboradores
Novedades


Enlaces
Hispalink 1996-2020

RESUMEN: Máxima incertidumbre, socavón de la economía y riesgo de rebrotes

INFORME SEMESTRAL Jul./2020

Las expectativas que se tenían y los pronósticos económicos realizados a finales de 2019 se han visto radicalmente truncados por la pandemia de la COVID-19, que ha afectado a la vida personal, social y económica desde la segunda quincena de marzo y que, en estos días, muestra preocupantes brotes y rebrotes que indican que está muy lejos de estar controlada.

Desde un punto de vista económico la pandemia se ha traducido en una caída muy pronunciada de la actividad y de un aumento muy considerable de la incertidumbre sobre la evolución económica a corto y medio plazo. Del conjunto de análisis, cifras y pronósticos realizados por los centros de investigación y las instituciones más prestigiosas, nacionales e internacionales, se pueden extraer algunos hechos e hipótesis relevantes:

En primer lugar la necesidad de establecer escenarios, relativos a la duración de las medidas de confinamiento y su incidencia sobre la actividad económica, sobre los que fundar los pronósticos económicos.

En segundo lugar que, con el transcurso de los meses y la disponibilidad de indicadores que reflejan la magnitud de la caída de la actividad, la mayoría de los predictores coinciden en empeorar sus pronósticos iniciales sobre la economía española y cifran que en 2020 la disminución interanual del PIB puede oscilar entre el -9% y el -14% (media de FUNCAS -10,8%), además también coinciden en que aunque 2021 será un año de recuperación (media de FUNCAS 7,2%), difícilmente se van a alcanzar los niveles de actividad y PIB de finales de 2019.

En tercer lugar, las medidas de urgencia acertadamente tomadas por el gobierno para el mantenimiento del empleo y la actividad (ERTES de fuerza mayor y Ayudas a los autónomos) tienen como efecto colateral que la mayoría de los indicadores del mercado de trabajo no reflejan la evolución real del nivel de actividad.

Teniendo en cuenta todo lo anterior resulta evidente que las previsiones sobre la evolución de la economía andaluza no podían realizarse siguiendo los procedimientos de proyección tradicionales, sino formulando escenarios hipotéticos de crecimiento de los indicadores regionales basados en la última información disponible (para la mayoría hasta el mes de mayo). Siguiendo este procedimiento, el equipo Hispalink-Andalucía se ha planteado un escenario, acorde con el de otros predictores públicos y privados, en el que se establece que la mayoría de los indicadores no recuperarán los niveles de 2019 hasta después del año 2021. En el caso de algunos indicadores, especialmente los relacionados con el turismo, Personal Empleado en la Hostelería y Pernoctaciones, los niveles previstos a finales de 2020 podrían estar por debajo del 40% de los alcanzados a finales de 2019 (véase la tabla 1).

La previsión de caída del PIB de Andalucía en 2020, que se estima el -10,4%, se basa en la proyección de un conjunto de 12 indicadores, habiendo tenido en cuenta a ese respecto la información recopilada procedente de diferentes instituciones públicas y privadas, tales como el Banco de España, CEPREDE, el Fondo Monetario Internacional o el Gobierno de España.


Tabla 1. Niveles previstos para cada indicador (2019=100)
INDICADORES DE COYUNTURA 2020 2021
1 Afiliados seguridad social 1 82 79
2 Consumo de productos petrolíferos 69 83
3 Empresas inscritas seguridad social 92 91
4 Exportaciones totales bienes 50 70
5 Hipotecas inmobiliarias 100 101
6 Índice comercio por menor 92 105
7 Importaciones totales bienes 52 70
8 Índice de producción industrial 71 94
9 Matriculación de turismos 56 57
10 Personal empleado (EOH) 12 52
11 Paro registrado1 158 138
12 Pernoctaciones totales 18 46

Además, siguiendo las recomendaciones de la AIReF, y a efectos de que los indicadores reflejen de forma más aproximada el nivel de actividad “real”, desde abril de 2020 se emplea la serie de Afiliaciones medias a la Seguridad Social, corregida detrayendo la cifra de ERTEs medios por fuerza mayor publicada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Así mismo, desde abril de 2020 se emplea la serie de Paro Registrado corregida al incrementar las cifras publicadas con el número de ERTEs medios por fuerza mayor.2

Para estimar el crecimiento por sectores, debido a las dificultades que conlleva el uso exclusivo de indicadores específicos en una situación como la actual, se ha realizado un análisis de elasticidades entre las componentes de oferta del PIB en Andalucía y sus homólogas nacionales, incorporando en cada rama indicadores relacionados con la actividad y el mercado de trabajo.

En el caso de la Agricultura la tasa prevista para 2020 es de un -7,5% y en la Industria de un -13,1%, mostrando ambas un comportamiento peor que sus homólogos nacionales. Estas cifras no sorprenden si analizamos las tendencias previstas en el mercado de trabajo en términos de Afiliados, Ocupados EPA y Paro Registrado. En todos los casos las cifras previstas para Andalucía son peores que a nivel nacional, por ejemplo, el Paro Registrado en la Agricultura podría llegar a crecer en 2020 casi 10 p.p. más en Andalucía que en España, y en torno a 3 p.p. más en la Industria. En términos de Afiliados también se espera una mayor caída en Andalucía que en España, aunque con diferenciales menos acusados que los previstos para el Paro Registrado. Asimismo, con las últimas cifras disponibles, el Índice de Producción Industrial podría estar por debajo del nivel de 2019 en torno a un 30% en 2020.

Por otra parte, la Construcción y los Servicios podrían tener un comportamiento más similar al del conjunto nacional en 2020, de manera que la Construcción caería un -13,5% (-11,2% España) y los Servicios un -9,9%, igual que la media nacional. En el caso de los Servicios, las cifras que se manejan a nivel nacional y regional comparten una caída similar en el Turismo y se espera que las cifras del Grado de Ocupación Hotelera no superen el 40% en Andalucía durante la temporada estival, si bien parece que el mercado de trabajo podría comportase ligeramente peor en Andalucía que en España. Concretamente, los Afiliados en Construcción podrían caer en el año en curso un 5,7% (-4,0% a nivel nacional) y en los Servicios un -4,2% (-3,4% nivel nacional). En términos de Paro Registrado, la Construcción en Andalucía podría aumentar un 15,9% (13,2% en España) y los Servicios un 19% en Andalucía (16,2% en España).

Para 2021 las predicciones tentativas realizadas dependen más del entorno nacional y cifran el crecimiento del PIB en Andalucía en un 7,2%, prácticamente igual que en España. Por sectores todos excepto los Servicios muestran tasas superiores a las nacionales, indicando una recuperación más acentuada, pero sin alcanzar los niveles de 2019. En el caso de los Servicios parece que su especial sensibilidad a las restricciones impuestas por la pandemia hace que crezcan 0,4 p.p. menos que a escala nacional. En cualquier caso, como ya hemos señalado en anteriores informes, cuanto mayor es el horizonte de la predicción mayor relevancia cobran los factores exógenos y, en la actualidad, es grande la incertidumbre asociada a la evolución de la pandemia y a las decisiones que finalmente implemente la UE para salir de la crisis, por lo que las predicciones deben ser tomadas a título meramente orientativo.


(1) Series corregidas a partir de la cifra de ERTEs medios.

(2) Las correcciones realizadas suponen que las tasas interanuales previstas para 2020 y 2021 de los Afiliados en Andalucía sin corregir pasen del -4% y 3% respectivamente, al -18% y -4% corregidas de los ERTEs. En el caso del Paro Registrado las tasas interanuales sin corregir se estiman en el 19% y -14%, en tanto que las corregidas de ERTEs ascienden al 59% y -13% respectivamente.